domingo, enero 31, 2010

Casa protegida

Este es una de esas entradas que escribo con sentimientos ambivalentes, pero como está relacionada con los temas que se tratan en el blog, me he decidido a publicarla.

Como ya es de todos conocidos el 2009 fue un “anus horribilis” en materia económica para todo el mundo, para México en lo particular y para las zonas turísticas peor aún. Con la caída de los mercados y la alerta sanitaria por la influenza, la gente dejo de venir a vacacionar a Puerto Vallarta -que es el lugar donde vivo desde hace dos años- y se cancelaron varios proyectos de inversión inmobiliaria lo que dejó desempleada a muchísima gente.

El caso es que todos los negocios lo han resentido, y los míos estaban sacando apenas los gastos, imposible pensar en tomar dinero que era necesario para la operación, por lo que caí en incumplimiento de pago de mi hipoteca. Para subsanar eso necesitaba tiempo, para vender alguna propiedad que me diera liquidez, o para que la situación empezara a encaminarse; pero los bancos no suelen ser particularmente pacientes o comprensivos, así que me amenazaron con demandar para quedarse con mí casa. Si claro; querían negociar con la condición que les pagara lo atrasado y que firmara una nueva hipoteca en condiciones más favorables para ellos. Así que me conseguí un abogado que me lo dejó muy claro, no hay mucho que hacer más que contestar la demanda, interponer recursos para atrasar el desalojo y tratar de conseguir dinero; pero es cuestión de meses.

Creo que nunca había estado tan motivado para trabajar con magia como en ésta ocasión, hice todo lo que estaba en el libro y algunas cosas que no están publicadas para proteger mi casa; el caso es que cuando llegó la demanda estaba llena de errores, comenzando porque me demandaban por la cuarta parte de lo que me prestaron y me exigían intereses desde dos años antes de que firmara el contrato. Mi abogado le dio una respuesta bien formulada, en la siguiente etapa del proceso los abogados del banco no se presentaron –algo impensable-. Y bueno, esta semana llegó la sentencia. Se las transcribo a continuación;

"PRIMERO.- ES IMPROCEDENTE LA ACCION INTENTADA POR LA PARTE ACTORA HIPOTECARIA xxxxxxxx S.A. DE C.V. SOCIEDAD FINANCIERA DE OBJETO MULTIPLE NO REGULADA EN LA PRESENTE VIA.

SEGUNDO.- SE RESERVAN LOS DERECHOS DE LA PARTE ACTORA A FIN QUE LOS HAGA VALER EN LA VIA, FORMA Y TERMINOS QUE CORRESPONDA.

TERCERO.- SE CONDENA A LA PARTE ACTORA A PAGAR LAS COSTAS CUASADAS EN EL PRESENTE JUICIO EN ESTA INSTANCIA.

CUARTO.- NOTIFIQUESE."

En pocas palabras gané el juicio y la hipotecaria está condenada a pagarme un porcentaje -6%- del dinero que me querían cobrar; en el futuro pueden volverme a demandar, pero primero tiene que pasar un tiempo, tienen que recuperar su papelería que está en el juzgado, y el siguiente juicio tendría más elementos para defenderme. Dice mi abogado que no se explica que pasó, que un perro con corbata trabajando para el banco hubiera ganado ese juicio, y que tengo por lo menos un año –si no es que más- para juntar dinero. Le he respondido que se encargue de gestionar que el banco me pague lo que me debe.

Bueno; tengo que enfocarme y recordar de aquí en delante que yo soy el mago de mi propio dinero, para no volver a ponerme en una situación como esta.

5 comentarios:

CLA dijo...

LO FELICITO por sus buenos resultados. Me gustó la ilustración.La estoy imprimiendo ahora para conservarla en mi área de trabajo. ¿Que ritual me aconseja para blindar mi patrimonio familiar contra procesos de ese tipo?...

Sator dijo...

La pregunta pertinente sería ¿porqué si afirmas poder conseguir por medios mágicos que una demanda se descarrile no haces algo para conseguir dinero y pagar tus deudas?
Porque la situación era urgente y para hacer magia se requiere; voluntad, emoción, imaginación y conocimiento. Simplemente la perspectiva de perder la casa me aterraba y esa emoción tan primordial fue el catalizador que sirvió para imponerle mi voluntad al universo.
Te voy a poner otro ejemplo;
As God is my witness, as God is my witness they’re not going to lick me! I’m going to live through this and when it’s all over, I’ll never be hungry again! Neither, nor any of my folk. If I have to lie, steal, cheat or kill! As God is my witness, I’ll never be hungry again!
...A Dios pongo por testigo que no me dejaré vencer. Voy a sobrevivir a esto y cuando todo termine nunca más volveré a pasar hambre. Ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que robar, mentir o matar. Con Dios como testigo nunca más volveré a tener hambre.
Scarlett O Hara al final de la primera parte de “Lo que el viento se llevó” acaba de volver el estómago después de tratar de comer una zanahoria podrida que encontró en el suelo y en vez de dejarse abatir levanta el puño al cielo y hace ese juramento.
En las operaciones de magia ceremonial moderna generalmente se empieza con una declaración; “Declaro que se va a hacer una operación para invocar el poder de Venus en mi vida” Esta declaración pueden ser palabras huecas si se repiten de memoria, o un acto mágico si se logra conjuntar los elementos de los que estoy hablando.
De nada sirve que te dé instrucciones para hacer una operación detallada, si las vas a seguir como un recetario de cocina, para el caso es más efectivo si logras hacer una declaración tan poderosa como la de O hara, así sea en nombre de la virgen de Guadalupe, La Santa muerte, o declarándote Dios co-creador del universo.
Pero para no dejarte con la duda la parte central de la operación que hice fue la siguiente declaración; “Por todo el poder y la autoridad con la que fui investido en otro tiempo y lugar yo declaro que ésta casa es mía y lo será mientras esa sea mi voluntad…….” Amén de otras cosas, eso es lo principal.
Pero la cuestión es que en mi memoria está inscritas iniciaciones y experiencias por las que he pasado y por eso no tengo ninguna duda que puedo acudir a ellas en una declaración. Si tú te sientes hijo de Dios, del Diablo, de un linaje, o protegido por alguna entidad, y en tu mente no te queda ninguna duda de eso puedes declarar en nombre de esa experiencia. Y buena suerte con la declaración.

Morgana Moonlight dijo...

Hummm, es atinado para mí leer el comentario que has publicado: no hay que buscar recetas prefijadas, es mejor hacer las propias con esa voluntad que le recomiendas a tu lector.


Saludos Sator.

Blessed Be!

Morgana Moonlight dijo...

Mil y un agradecimientos por la recomendación del libro de Andrea Haugen, me encuentro en muchos de los reflejos de ella y el texto trae interesantes temas chamánicos. Lo leeré a consciencia.

Blessed Be!

Morgana Moonlight dijo...

El "Galdrabók" es otra buenísima recomendación que te agradezco con sinceridad... en este hay más datos históricos para situarse en el contexto de aquella magia nórdica, lo cual no deja de ser interesante.

Que tengas buen trabajo (o debo decir buen viaje) con Raidho.